La cantidad de veces que fracasamos son importantes. Incluso más importantes que la cantidad de veces que logramos algo. La respuesta a esto, es simple: Nos hace crecer.
Nos dan un oportunidad de mirarnos a nosotros mismos, de mirar el interior y reconsiderar lo ya hecho. De reconsiderarnos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

l i b e r t a d .